Creo que deberías contar con consultores para un proyecto. ¿Sí o no?

Más de uno me ha preguntado que para qué escribo este artículo. ¿Acaso no es evidente? Ni que todo el mundo tuviera que saber qué es un consultor.

Yendo incluso más allá, os diré que en mi opinión contar con la visión de un consultor externo enriquece el resultado al que se puede llegar, y de tratarse de proyectos emprendedores, los mentores pueden ocupar este rol clave en el crecimiento.

¿Qué es un consultor?

Simplificándolo mucho podemos decir que un consultor es una persona que sabe mucho de un tema concreto, y cobra por darte consejos sobre eso para tu negocio.

Últimamente todo el mundo parece que puede ser consultor, y lo que pasa con esto es que los profesionales realmente buenos son tomados menos en serio. Por eso, ahora vamos a ver, siempre según mi experiencia, qué cosas hacen que un consultor sea bueno, cómo trabajan, y cuándo debes huir.

Recuerda que según las necesidades del proyecto o emprendimiento que tengas entre manos te hará falta contar con un tipo de consultor u otro, según sea su campo de especialización.

¿Como reconozco un buen consultor?

Lo primero es la confianza.

Un buen consultor debe hablar tu idioma y explicarte todo de manera que lo entiendas. De nada te vale pagar muy caro para que te hablen con tecnicismos y no enterarte de nada. Esto parece de sentido común, pero lo cierto es que los buenos consultores saben que si se cuenta con ellos deben hacer llegar a su cliente información relevante, y no dejarse llevar por su ego mientras utilizan un lenguaje que si bien demuestra que esa persona controla su campo, no es capaz de trasladar el mensaje. En este sentido debe tener cierta capacidad didáctica.

Es importante que tenga experiencia. Para que te hagas una idea, imagínate que quieres jamón serrano al corte. ¿Prefieres que te lo corte un especialista que haya cortado jamón antes, o tu cuñado que se ha leido un libro de «cómo cortar jamón para tontos»?

Con esto no quiero decir que sólo puedas contar con consultores con 20 años de experiencia. 2 o 3 años también dan para mucho, sobre todo si es un profesional con experiencia en varios ámbitos. Pero si hablamos de recién graduados, lo cierto es que les faltará cierta información sobre «como funciona el mundo profesional» que no está en los libros.

Te propondrá un sistema de trabajo. Aquí no vale improvisar. Hacen falta una reunión inicial en la que hablaréis de tu negocio o proyecto para que el consultor pueda entrar en materia y hacer un buen trabajo. Además de reuniones periódicas.

No te prometerá el oro y el moro. Siento mucho decírtelo, pero aunque pagues caríiiiiiiiisimo no hay ningún consultor que tenga una bola de cristal en su casa. Por eso las reuniones para evaluar el desempeño y resultado de las acciones son muy importantes.

Aquí no vale eso de «En casa del herrero cuchara de palo». Por ejemplo, si un consultor en márketing digital no tiene una página web propia o las redes sociales están abandonadas… pues confianza lo que es confianza, no da. Aún así si encuentras alguien interesante con este perfil no te cortes en preguntar el motivo, y evalúa si realmente merece la pena.

¿Cómo trabaja un consultor?

Cada consultor tiene su forma de trabajar. Pero uno bueno te escuchará con antención cuando hables de tu negocio/proyecto.

Lo esencial es que haya una buena comunicación en la que tu conozcas cuáles son los objetivos y qué se hará para lograrlos.

Como se suele decir, trabajar todos a una.

OJO Motivos para HUIR de un consultor

Si la persona no te parece de confianza. Hay poco que decir, si no te parece alguien en quien puedas confiar, huye.

Si en las reuniones hablan, muy alto. Hay personas que tienen la imperiosa necesidad de hacerse oir por encima de todos, y suele coincidir con poca capacidad para escuchar y cierta falta de conocimiento. Huye

Utilizan muchos tecnicismos y palabras que no conoces, y no se hacen entender. Y además no se esfuerzan por explicartelos. Huye.

Prometen ayudarte a mejorar un ámbito de tu negocio, pero ves que en el suyo no está bien trabajado. Huye

Qué hacer si no tienes dinero para consultorías

Si hay algo de tu empresa que quieras mejorar siempre puedes hacerlo tú mismo. Tal vez no sea tan eficiente o te lleve más tiempo, esto es algo que solo tú puedes valorar.

Si tienes la oportunidad puedes asistir a cursos especializados y hacer en clase tus preguntas sobre como mejorar algo en concreto.

¿Cómo se qué tipo de consultor necesita mi proyecto?

Hay muchos tipos de consultores, tantos como temas en los que uno se puede especializar.

Consultores financieros, consultores laborales, consultores de marketing, marketing digital, de e-commerce… Particularmente en el entorno digital hay muchas temáticas en las que se puede profundizar, por eso cada vez hay más consultores especializados en áreas específicas

El que tu necesites dependerá de con qué necesites ayuda en tu empresa.

No todos los consultores se implican en los proyectos de igual manera. Recuerda que puedes trabajar con consultores internos (que forman parte de la plantilla de tu negocio) o externos (trabajan con varias empresas y se recurre a ellos para casos puntuales o proyectos específicos)

IMPORTANTE para Product Management

Cuando se detectan carencias en el equipo y se plantea la incorporación de un consultor externo en el proyecto se debe incorporar al consultor en el sistema de trabajo, y asegurarnos de que lo entiende y está alineado con la metodología que se siga. De lo contrario puede suponer un lastre en el proyecto y ocasionar desajustes en las previsiones.

Si por su ámbito o experiencia nos interesa contar con un consultor externo en concreto pero no podemos incorporarlo al flujo de trabajo del equipo (porque tal vez su manera de trabajar sea otra), debemos revisar cuál es la fórmula más óptima para poder contar con su conocimiento.

Sin más recuerda que tienes un nuevo posts todos los martes (y algunos jueves). Espero poder haber arrojado un poco de luz para aquellos que no estuvieran familiarizados con el concepto de consultoría, y ya sabéis que estoy para lo que necesitéis.

Un abrazo!